Publicada originalmente en Kyusho.pro el 20 marzo, 2012

Voy recibiendo, de vez en cuando, correos de gente pidiendo consejo sobre tal o cual instructor, sobre que puedo recomendar y si conozco algo sobre cierta persona que dice ser instructor o maestro de Kyusho o de algún arte marcial. Cabe decir que no suelo ni recomendar ni desaconsejar ni un estilo, ni una persona, pues eso es como los gustos, cada uno tiene su favorito y debe elegir por si mismo. Si que suelo marcar algunas pautas que paso a detallar a continuación para que cada uno tome su decisión.

Revisa el tiempo que lleva practicando artes marciales.

No tiene que haber ningún problema en preguntarle eso a una persona, quien más quien menos que esté instruyendo de forma adecuada lleva más de 10-15 años de práctica como mínimo. Como siempre, hay casos particulares de gente que lleve más tiempo y no esté enseñando (eso es algo personal) o que lleve menos tiempo y tenga unas muy buenas capacidades pedagógicas y un gran conocimiento del estilo que enseña. Revisa que el instructor vaya viajando y asistiendo a seminarios para reciclarse e ir aprendiendo y mejorando continuamente.

Revisa su evolución.

Hay quien empieza un estilo X y en muy poco tiempo pasa a ostentar un grado Dan bastante desproporcionado. Mira que su evolución la veas lógica, eso suele querer decir que la persona ha ido practicando y evolucionando y mejorando su conocimiento y habilidades en ese estilo, no ha quedado estancado en un conocimiento. Muchas veces va complementando con otros estilos.

Mira quien certifica sus grados.

Hay instructores que reciben sus grados de organizaciones que poco tienen que ver con el estilo que ofrecen, que por crear una organización les ha sido otorgado un grado X en ese estilo, donde luego suelen pedir conocimientos que ni ellos tienen. Verifica que el grado que tienen viene de un instructor/organización reconocida y que se dedican, desde hace un tiempo más que prudencial al estilo que están promocionando. hoy en día Google nos puede ayudar a descubrir a más de una persona que dice ser el máximo exponente del país de su estilo siendo, realmente, un instructor más del montón.

Mira los grados de sus instructores

Hay que vigilar también la rama de la que procede. Hay instructores que se auto-otorgan grados para empezar una organización y dar grados a gente de forma rápida para que su organización crezca lo más rápidamente posible o que obtienen un 8º ó 9º dan en poco más de 9 años de práctica o incluso menos. Es algo que puede ayudar a saber si esa persona proviene de alguien de confianza y la raíz de su aprendizaje ha sido correcta. Como será lo que nosotros aprenderemos, consultar la veracidad de la fuente es más que recomendable.

Sentido común y sensaciones personales

Aunque parezca mentida es el menos común de los sentidos. Hemos de mirar con perspectiva lo que vamos a hacer, la persona que nos va a instruir como trabaja, como practica, si asiste a seminarios, como habla de otros estilos/instructores y, sobretodo, la sensación que nos causa al hablar con él. Este punto debe ser revisado continuamente.

Hay quien dice que lo que importa es el instructor, no el estilo; eso es algo que yo he dicho muchas veces, pero personalmente, estoy empezando a pensar que lo que importa es la organización. Si el instructor es bueno, puede que sea por su propio trabajo e interés, que el instructor haya puesto sus propios recursos para ser bueno en lo que hace y ese instructor será bueno en cualquier organización en la que esté, pero si la organización está bien fundamentada, si la organización tiene una planificación pedagógica buena, creará buenos instructores que podrán reciclarse y formarse continuamente, pudiendo ofrecer una enseñanza de calidad a quien quiera aprender; esa organización ayudará a mantener la calidad de los instructores que quieran mantener una buena calidad en la enseñanza, poniendo cursos a su disposición.

A partir de aquí, cada uno elige lo que más le atraiga, probando y sin miedo al error.

Xavi Vila